Algodón orgánico

El algodón orgánico se cultiva de forma natural sin utilizar ningún pesticida, herbicida, fertilizante o cualquier otro producto químico. Para garantizar que realmente el algodón es orgánico, los fabricantes superan una exhaustiva comprobación de la cadena de suministros por parte de terceros y solo se les permite comercializar algodón certificado (como, por ejemplo, GOTS).

Algodón reciclado

El algodón reciclado está elaborado a partir de tejidos desechados (cualquier material). Los residuos sólidos textiles recogidos son reprocesados para convertirlos en fibra y luego en tejidos para la posterior confección de bolsas, prendas de vestir o ropa de cama.

Algodón

El algodón es una fibra textil vegetal que crece alrededor de las semillas de la planta del algodón, un arbusto. Puede hablarse de varios tipos de algodón según su origen biológico: Sintético, que se obtiene mediante ingeniería genética. O biológico, el algodón tradicional, cuyas mejorías pueden darse mediante cruces y manipulación de los elementos de cultivo sin utilizar semillas.

Corcho

El corcho es la corteza del alcornoque, que se autorregenera. Está considerado uno de los materiales orgánicos más duraderos y tiene la propiedad de estabilizar la temperatura y la humedad del aire. Es un material muy flexible y puede ser tratado de forma natural y sencilla. Tiene buenas propiedades adhesivas, por lo que es fácil de usar junto con otros materiales. El corcho es 100 % natural y biodegradable.

Vidrio

El vidrio es un gran material y puede ser reutilizado, lo que lo convierte en un complemento perfecto. Fácil de limpiar y duradero.

Gracias a sus diferentes estilos y tamaños para cualquier ocasión, puede usarse y así evitar los productos de un solo uso. 

Semillas

La semilla es un órgano de gran importancia en el mundo vegetal, ya que es el elemento que se encarga de reproducir las plantas. Cada año un árbol crece unos 30 cm y contribuye a absorber CO2 y a cambio, proporcionar oxígeno. Además, también mantienen el suelo, regulan la humedad y ayudan a la estabilidad del clima.

Cemento

El cemento es un conglomerante que se forma mezclando caliza y arcilla calcinadas, y que al entrar en contacto con el agua, se endurece. 

Para que un cemento sea ecológico debe respetar un proceso concreto en el que se reduzcan las emisiones de CO2 al producirlo. 

Trigo

La caña de trigo se obtiene a partir de los residuos orgánicos procedentes de los restos de las cosechas de este cereal. Mediante su reutilización, se contribuye a la reducción del uso de plásticos de manera notable, dando como resultado unos compuestos duraderos, versátiles y resistentes, que se pueden aplicar en la elaboración de infinidad de productos.

Pizarra

La pizarra es un producto mineral 100% natural. Su proceso de producción es muy simple y tiene muy bajo impacto medio ambiental (fabricación mínima ya que está elaborado artesanalmente en la cantera). La pizarra natural se puede reciclar fácilmente al final de su vida útil.

Cáñamo

El cáñamo es uno de los tejidos textiles más antiguos y ecológicos. Está hecho de fibras de cannabis, una planta de crecimiento rápido, resistente a las plagas y que puede crecer sin la ayuda de fertilizantes y pesticidas. Esto lo convierte en un cultivo 100% orgánico y, por lo tanto, muy respetuoso con el medio ambiente. El proceso de producción de las fibras de cáñamo también es sostenible y además estas fibras orgánicas son 100% reciclables.

RPET

El PET es el tipo de plástico más común y se utiliza principalmente para el envasado y en las botellas/recipientes desechables de bebidas. Una gran parte de los residuos sólidos del mundo proceden de dicho envasado. El PET reciclado se denomina RPET y es el plástico que más se recicla en el mundo. El uso del PET reciclado, al darle una nueva vida a un producto ya fabricado en lugar de hacer uso de resina virgen, supone una reducción del impacto ambiental.

PLA

El PLA (Ácido PoliLáctico) se fabrica a partir de recursos 100% naturales como el almidón de maíz, la yuca o la caña de azúcar, siendo degradable, descomponiendose totalmente por ser compostable al final de su ciclo de vida útil, sin la generación de residuos tóxicos. Además, su versatilidad y diferentes texturas permiten la elaboración de artículos diversos, desde bolsas a bidones, reduciendo considerablemente el uso de energía durante su proceso de elaboración.

Yute

El yute natural ocupa un lugar destacado entre los materiales sostenibles debido a que los procesos empleados para su fabricación suponen un bajo impacto para el medio ambiente, junto a su rápida regeneración. El aspecto natural unido a su resistencia y durabilidad lo convierten en un material sostenible de referencia.

Fibra de bambú

La fibra de bambú se obtiene de los filamentos orgánicos de esta planta, caracterizada por su rápido crecimiento y sus amplias connotaciones ecológicas. La inclusión de la fibra de bambú en diversos compuestos da origen a nuevos y resistentes materiales, convirtiéndose a la vez en una alternativa sostenible a los tradicionales plásticos contaminantes.

Bambú

La planta de bambú natural se caracteriza por su gran resistencia, flexibilidad y, sobre todo, por su rápido crecimiento y regeneración, característica que lo convierte en un material sostenible y en una excelente alternativa al uso de la madera tradicional, con multitud de aplicaciones. Es por naturaleza resistente a plagas, por lo que no necesita pesticidas.

Papel reciclado

Los restos de papel de los procesos de fabricación, junto al papel que ha llegado al final de su vida útil, se convierten en un lienzo ecológico y sostenible. Durante el proceso de reciclado, la cantidad de fibras vírgenes utilizada se reduce contribuyendo así a la conservación de los bosques. Por otra parte, la cantidad de energía utilizada en el proceso de fabricación del papel reciclado se reduce notablemente, en comparación con la energía usada para la elaboración del papel blanco tradicional.

Product added to wishlist